martes , 17 julio 2018
Inicio / Noticias / Oposiciones / Suspenso fulminante a tres opositores a bombero al dar positivo por dopaje

Suspenso fulminante a tres opositores a bombero al dar positivo por dopaje

El Ayuntamiento tomó muestras a 200 de los casi 1.500 aspirantes tras las pruebas físicas

 


 

Tolerancia cero del Consistorio de la capital hacia el dopaje. El tribunal de las últimas oposiciones a bombero del ayuntamiento ha eliminado a tres de sus aspirantes tras dar positivo en un control. Los casos detectados respondían a personas que habían intentado mejorar su fuerza y resistencia física mediante anabolizantes derivados de la testosterona. Lo que en el lenguaje común de los gimnasios se denomina «ciclarse».

Las oposiciones a bombero de la capital se celebraron entre febrero y abril últimos. La evaluación se divide en distintas partes: un test psicotécnico, otro de conocimientos, las pruebas físicas y una cuarta de oficios. Fue tras la tercera de ellas cuando, de manera aleatoria, el tribunal recogió una muestra de orina para su análisis a unos 200 de los algo menos de 1.500 aspirantes que habían realizado la prueba física. El estudio se realiza siguiendo los parámetros requeridos por la Agencia Española Antidopaje, que tiene elaborada una amplia lista con drogas y fármacos para mejorar el rendimiento que están prohibidos. Normalmente, lo que consiguen estas sustancias es un crecimiento extraordinario de la masa muscular en poco tiempo y una mayor resistencia física.

Los ejercicios que hay que superar en las oposiciones del Ayuntamiento de Madrid son los siguientes: press de banca; detén (salto vertical); subir a brazo una cuerda lisa; saltos sucesivos sobre banco sueco; dominadas en escala horizontal; carrera de velocidad sobre 100 metros; carrera de resistencia sobre 1.000 metros, y natación (100 metros en estilo libre). Tras realizarlas, el tribunal estableció unos criterios para seleccionar a quiénes les iban a extraer las muestras para someterlas a control antidopaje. En un caso, se eligió a los cuatro aspirantes que habían realizado en menos de 8 segundos la subida en cuerda. En otro, a los cuatro que habían conseguido terminar el circuito de 1.000 metros (una especie de yincana) en menos de dos minutos y medio. Además de estos criterios de marcas, se reservaron algunos kits detectores de sustancias dopantes para otros aspirantes que, por su llamativa musculatura o sus excesivos buenos resultados con respecto, por ejemplo, a su altura, fuesen sospechosos de haberse suministrado sustancias prohibidas para las pruebas.

Fue entonces cuando se detectaron los tres casos. Uno de los aspirantes sospechosos recurrió el resultado y se realizó un contraanálisis en un laboratorio de Barcelona. Esta segunda muestra confirmó el positivo en dopaje.

El mero hecho de ser descubiertos en esta práctica supone la eliminación instantánea de los opositores en cuestión, independientemente de sus marcas en toda la evaluación.

Al resto de aspirantes que superó el test físico, 207, se les practicaron análisis sobre la presencia de drogas de abuso en su organismo. Todos dieron negativo.

El delegado municipal de Seguridad y portavoz del Gobierno local, Enrique Núñez, explicó que «la ciudadanía tiene que saber que las oposiciones a bombero son bastante exigentes y se realizan controles muy fuertes» al respecto.

El director general de Emergencias del Ayuntamiento, Alfonso del Álamo, quien ha participado en alguna oposición como miembro del tribunal, explicó a ABC que las sustancias dopantes más utilizadas en los contados casos que se habían dado hasta ahora son anabolizantes derivados de la testosterona. También alguna aplicación de la hormona del crecimiento. Pero no otras como el EPO, mucho más caras.

Controles desde 1987

Fue en 1987 cuando el ayuntamiento de la capital anunció que iba a incluir este tipo de análisis en la selección de su personal del Cuerpo de Bomberos, habida cuenta de que se habían detectado casos de funcionarios que recurrían a sustancias prohibidas para ganar musculatura.

En el documento «Controles de dopaje en las pruebas físicas de acceso al Cuerpo de Bomberos de la Comunidad de Madrid», la médico María Rodríguez Ordóñez explica que en el ámbito de la Administración regional los primeros controles datan de 1993. Hasta 2004, los tests se hicieron de manera disuasoria y aleatoria, entre el total de aspirantes. En ese periodo, se practicaron 264 controles, en los que se detectaron cuatro casos de positivo por efedrina; tres por fenilefrina; cuatro por salbutamol; dos por nandrolona, y otros tantos por consumo de cannabis.

Estos quince positivos hicieron pensar a la Comunidad «que es relativamente frecuente el uso de anabolizantes como ayuda al entrenamiento y competición por parte de los aspirantes a ingreso y, por tanto, la conveniencia de que los controles se realicen de forma generalizada». Efectivamente, en la convocatoria de 2005 se recogieron 265 muestras. Se analizaron 71, que arrojaron un positivo por terbutalina y otro por nandrolona.

En la actualidad, la Comunidad de Madrid es la única región española que realiza exámenes antidopaje y de adicciones a todos los aspirantes a formar parte de su Cuerpo de Bomberos. Como ocurre con los opositores del ayuntamiento, sin dan positivo son directamente excluidos del proceso.

Acerca de admin

Ver También

LEÓN – El Ayuntamiento pedirá en el juzgado anular las oposiciones a bombero

El Ayuntamiento de León presentará en el juzgado una propuesta de declaración de lesividad, que …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *