miércoles , 23 enero 2019
Inicio / Blog / Tu tienes la palabra... / Cuando la igualdad es una estupidez (Parte II)

Cuando la igualdad es una estupidez (Parte II)

Reflexiones de puro y duro sentido común provinentes del blog El Maestro Golpeador y firmadas por Sefirot, que suscribo a título personal

Yo debo de ser muy raro porque cuando veo anuncios de televisión con esos modelos tan guapos y fuertes no me siento discriminado ni hieren mi sensibilidad al saber que yo no podría hacerlos. Uno ha de ser consciente de su potencial y sus limitaciones y empleando un símil futbolístico “No se puede ganar en los despachos lo que se es incapaz de ganar en el terreno de juego”.
Eugenio Amores
(En el centro)
Estas entradas serían radicalmente diferentes si hablásemos de acceso a un puesto de ejecutivo en una empresa, en una universidad o en cualquier otro lugar que no se requiriesen unas condiciones físicas determinadas.
El jefe del Cuerpo de Bomberos del Ayuntamiento de Madrid, Eugenio Amores, hace una interesante reflexión: “No se pueden establecer baremos diferentes para un mismo trabajo. ¿Qué hacemos cuando esa exigencia física sea necesaria en un siniestro? ¿Las apartamos entonces? ¿Las aceptamos ahora y las arrinconamos en el día a día? Eso sí sería discriminación“.

Laura “lista que te cagas” Seara
La directora del Instituto de la mujer y fan del grupo de facebook Guapas, estupendas y listas que te cagas!, Laura Seara Sobrado,  tiene una opinión bien distinta: “Las pruebas del cuerpo de Madrid imposibilitan totalmente el acceso a las mujeres, cuando lo que hay que hacer es facilitarlo” no señora, en un puesto tan “especial” como ese los trabajos no hay que facilitarlos, hay que ganárselos. No todo es bajar gatitos de los árboles; Hay que sacar a obesos de incendios cargados con un equipo de 20 kilos o abrise paso entre puertas blindadas a hachazos y si la mayoría de las mujeres no pueden hacerlo, por muy guapas, estupendas y listas que te cagas que sean, no se las contrata. Y por muy feo, pésimo y tonto de los cojones que sea un hombre, si no puede hacerlo, tampoco.

En los próximos dos meses todas las noticias sobre Madrid hay que observarlas desde el prisma de unas cercanas elecciones pero si el cuerpo de bomberos de Madrid estima oportuno tener las pruebas físicas más exigentes debido a la complejidad de la ciudad con su cantidad de edificios altos, creo que no lo hacen por discriminar a nadie sino para prestar el mejor servicio posible. Además, hace unos años ya se bajaron las marcas de muchas pruebas precisamante por esto. Si el resto de comunidades estiman oportuno un baremo más bajo, lo hacen bajo su responsabilidad.

No quiero, no puedo y no debo olvidar un detalle importante. Según El País, si bien los bomberos tienen la “obligación” de estar en forma, no pasan más pruebas físicas que las iniciales…si es así, me parecería lamentable e injusto no solo para las féminas sino para todos los bomberos aspirantes o en activo que si estuviesen en condiciones de pasarlas.


En el mismo artículo dan unas cuantas cifras interesantes; En España hay 21.344 bomberos de los cuales 166 son mujeres. En Madrid 1500 con 2 mujeres en plantilla. Es decir, un 0,14 madrileño contra un 0,78 nacional. Fruto, asumo, de esas pruebas más exigentes. Por cierto, esas dos mujeres bomberas de Madrid no tienen la categoría de bombero especialista sino la de bombero conductor. Básicamente hacen de todo menos participar en primera línea de acción. Es una opción.


Esto me ha recordado a todos esos policías bien alimentados que patrullan las calles…si hay que estar en un despacho, uno o se pone en forma o se fastidia. Lo que no se puede permitir son estados de forma deplorables en las fuerzas de seguridad del estado en puestos que no sean administrativos.

No es lo mismo que a un oficinista le falle el pulso a que a un cirujano le ocurra lo propio, como tampoco lo fueron sus pruebas de acceso a sus respectivos puestos.
La mayoría de los trabajos son “unisex” pero hay que asumir como normal y no humillante que alguno no lo sea.

No confundamos churras con merinas; La lucha por la igualdad no está reñida con la defensa del sentido común.


Acerca de admin

Ver También

El mito del pirómano

Imprudencia. Es la maldición que devora nuestros montes, la causa de la mayoría de los …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *